Un ejemplo de publicidad subliminal son las latas de pepsicola, en las que se puede leer “SEX o SEXI”

Anuncios