Cuanto cuesta la libertad, por cuanto te cotizas por echarte un kilo mas al hombro, es mayor la ganancia que lo que se va a perder, recuerda que la juventud no es eterna, es solo unos instantes, en verdad piensa sera suficiente, ¿valdrá la pena?, estaremos en condición de anhelar mas, como podre, y si me niego hasta donde mas serán capaz de ofrecer, cada quien es esclavo de su propia practica, de su propio trabajo, entre mejor se hace un trabajo existe mas demanda de este, por lo tanto es mayor el desgaste, y entonces la recompensa debe ser proporcional.

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.0”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

¿Me estará permitido ver otras opciones?, si no es así es por que seguramente habrá algo mejor, estaría perdiendo de alguna manera libertad, lo que es esencial en cada ser.

Lo mejor que puedo hacer es ceder y otorgar lo que se a otros dejan mi lugar y mientras ver nuevos horizontes, siguiendo la regla de dos, preparar a dos. 

Así a sido siempre prepara a dos para el lugar que puedas dejar, por que se complementaran  sus conocimientos, uno ayudara el otro, si uno falla otro lo hará bien.

Luego una vez preparados que llegue el sueño reparador y continuar el camino, aprendiendo de maestro, aplicando y enseñar lo poco que se aprendió, al parecer el camino se repite, como si los maestros casi de alguna manera privados o individuales se encuentran en la vida cotidiana, día al día.

Es una forma de verlo, como una que aprendí este día, algo mas, nadie es indispensable, pero parece que los caminos de las personas que antes eran desconocidas estuvieran trazados para encontrarse y así aprender lecciones, sean amigos o enemigos,compañeros o competencia.



Anuncios